Villarejo, Garzón y Dolores Delgado

Jimenez Losantos es excesivo en sus palabras y frecuentemente faltón. Pero dice algunas  cosas que nadie se atreve a exponer.